Cefalea tensional: ¿Cómo puede ayudarte la fisioterapia?
15922
post-template-default,single,single-post,postid-15922,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,et_monarch,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
Cefalea tensional. Cómo puede ayudarte la fisioterapia

Cefalea tensional: ¿Cómo puede ayudarte la Fisioterapia?

Cefalea tensional. Cómo puede ayudarte la fisioterapia

La cefalea tensional es la cefalea primaria más frecuente entre la población general. Este trastorno suele cursar con episodios de dolor leve-moderado. Simplificando mucho el concepto, es el resultado de la interacción de las diferentes estructuras miofasciales y estructuras que intervienen en la nocicepción a nivel del sistema nervioso central, junto con la participación de determinados desencadenantes y factores de riesgo.

Como hemos dicho, la cefalea tensional es la cefalea primaria más frecuente llegando a afectar aproximadamente al  46% de la población adulta.

  • Edad: En cuanto a la edad, también existe una edad media en la que el dolor de cabeza es más prevalente. Concretamente, afecta con mayor frecuencia a personas de 35-40 años, disminuyendo posteriormente de forma progresiva.
  • Género: Por último, si hablamos de género, las investigaciones hechas al respecto han observado que la cefalea tensional es más frecuente en mujeres que en hombres.

Clasificación de la cefalea tensional

El diagnóstico de la cefalea tensional se realiza fundamentalmente por la sintomatología que presenta el paciente. Según la «International Classification of Headache Disorders, 3ed.(ICHD-3)» la cefalea tensional puede clasificarse en los siguientes subtipos:

  • Cefalea tensional de episodios infrecuentes. El paciente tiene menos de 1 día con episodios de dolor de cabeza al mes.
  • Cefalea tensional de episodios frecuentes. El paciente presenta episodios de dolor de cabeza durante 1 a 14 días al mes.
  • Cefalea tensional crónica. El paciente presenta episodios de dolor de cabeza durante 15 o más días al mes.

Causas de la cefalea tensional

Aunque se desconoce con exactitud la causa de la cefalea tipo tensión, en los últimos años se han realizado grandes avances para comprender mejor esta entidad clínica.

Actualmente se considera que tiene un origen multifactorial y los mecanismos involucrados en el origen del dolor pueden ser dinámicos y variables, tanto de un individuo a otro como en un mismo individuo durante la evolución de la enfermedad.

Fisiopatología de la cefalea tensional

Factores genéticos

Se ha observado un aumento del riesgo de padecer cefalea tensional crónica en familiares de primer grado. Este factor parece independiente de otros elementos como la depresión o la ansiedad, que también tienen un rasgo hereditario.

Factores ambientales

Existen factores psicológicos que parecen desempeñar un papel importante en la cronificación de la cefalea tipo tensión, aunque es fundamental remarcar que no son la causa de esta cefalea.

Una revisión sistemática realizada en 2022 confirma que tanto el estrés mental/cognitivo como el estrés diario (percibido) se relacionaron con un aumento de la percepción del dolor y con el desarrollo de cefalea o el aumento de la intensidad del dolor transitorio en pacientes con migraña y cefalea tensional.

Por otra parte, la ansiedad y la depresión se asocian con frecuencia a la cefalea tipo tensión crónica, ya sea como causa o consecuencia del dolor crónico.

En la fisiopatología del dolor se han implicado mecanismos periféricos (miofasciales) y centrales, predominando los primeros en la cefalea de tipo tensión episódica (frecuente e infrecuente) y los segundos en la cefalea de tipo tensión crónica.

Por último, aspectos como el aumento de masa corporal y los niveles de adiponectina y la alteración del sueño podría desempeñar un papel importante en la cronificación de la cefalea tipo tensión.

Mecanismos periféricos

Se ha observado que, con frecuencia, los pacientes con cefalea tensional presentan una mayor sensibilidad de la musculatura pericraneal, así como «puntos gatillo» en músculos de la región craneal y cervical (músculos oblicuo superior, trapecio, temporal, suboccipital y esternocleidomastoideo). Las investigaciones realizadas relacionan este aumento de la sensibilidad con la intensidad y la frecuencia del dolor de cabeza.

En este caso, el dolor estaría producido por la activación o sensibilización de los receptores nociceptivos periféricos.

Mecanismos centrales

Los pacientes con cefalea tensional crónica presentan una disminución del umbral del dolor y un aumento de la sensibilidad tanto a estímulos dolorosos como inocuos. Esto es causado por la sensibilización de las neuronas de las astas dorsales/núcleo trigeminal, las cuales reciben constantemente numerosos inputs nociceptivos desde los tejidos miofasciales pericraneales. Esta estimulación continua activaría neuronas de segundo orden, aumentando la eficiencia y el número de sinapsis. Así, la estimulación dolorosa continua disminuiría el umbral de activación y aumentaría el campo receptivo del dolor periférico, lo que se conoce como facilitación homosináptica. Por otra parte, la estimulación continua por señales nociceptivas también acabaría provocando una facilitación heterosináptica, en la que estímulos inocuos recogidos por mecanorreceptores de las fibras A beta serían malinterpretados como dolorosos, produciendo alodinia e hiperalgesia.

Por otra parte, se produce una sensibilización de las neuronas supraespinales/trigeminales y una disminución de la actividad antinociceptiva desde estructuras centrales. En este sentido, estudios neurofisiológicos han demostrado la existencia de una disfunción de los tractos inhibitorios descendentes que parten del giro cingulado anterior, amígdala, bulbo rostroventral y núcleos del rafe, que son responsables de la inhibición de los reflejos nociceptivos en las astas dorsales en respuesta a las señales dolorosas. Finalmente, se produce una activación de las neuronas motoras y secundariamente un aumento de la actividad de los músculos pericraneales.

Diagnóstico de la cefalea tensional

El diagnóstico de la cefalea tensional se realiza por la clínica del paciente, es decir, por la sintomatología que presenta y según los criterios de la ICDH-3. Normalmente, las pruebas de imagen o laboratorio no suelen ser necesarias, a no ser que se sospeche de otra causa primaria.

Por otro lado, es importante realizar un diagnóstico diferencial con otras patologías, como migrañas o cefaleas secundarias. Para ello, deberemos recoger todos los datos de interés clínico a través de nuestra historia clínica.

Además, se recomienda elaborar un diario para anotar aquellos días en los que el paciente manifiesta el dolor de cabeza, al menos durante el período de 1 mes. También es importante tomar nota del consumo de analgésicos para descartar un dolor de cabeza causado por el excesivo consumo de los mismos. Por suerte, actualmente existen apps muy completas para llevar este registro como es el caso de Migraine Buddy.

Diario para cefalea tensional

Tratamiento fisioterapéutico para la cefalea tensional

Actualmente, no existe un único tratamiento posible para los pacientes con cefalea tensional. Sin embargo, es más que evidente que el tratamiento fisioterapéutico proporciona grandes resultados para estos pacientes.

A continuación, quiero que conozcas cuáles son las técnicas o procedimientos que mejores resultados ofrecen, según la evidencia científica:

Ejercicio terapéutico

En primer lugar, vamos a hablar de ejercicio terapéutico ya que una revisión que tuvo lugar en 2013 mostró que el ejercicio físico, realizado de forma supervisada, conseguía disminuir la intensidad, frecuencia y duración de las cefaleas tensionales

Pero, ¿qué ejercicios se analizaron en este estudio? Presta atención:

  • Aumento de fuerza de la musculatura flexora cervical: La realización de ejercicios isométricos para mejorar la fuerza de la musculatura flexora cervical consiguió disminuir el dolor a la presión en pacientes con cefalea tensional a las 8 y a las 26 semanas tras el tratamiento. Adicionalmente, los pacientes recibieron movilizaciones cervicales y torácicas, además de algunos consejos de corrección postural.
  • Ejercicios de relajación muscular: Un protocolo de ejercicios realizado 15 minutos al día a lo largo de 7 días consiguió disminuir tanto el dolor percibido como los niveles de estrés de los pacientes con cefalea tensional. 
  • Entrenamiento de tipo Mckenzie (ejercicios de fortalecimiento dinámicos): La realización de estos ejercicios consiguió mejorar el tono muscular de la región cervical.
  • Entrenamiento de fuerza: El entrenamiento de fuerza consigue mejorar la sintomatología de los pacientes con cefalea tensional en frecuencia y duración. Además, el 55% de los pacientes que realizaron este tipo de entrenamiento mostraron poca o ninguna discapacidad a los 24 meses.
  • Ejercicios aeróbicos y de conciencia postural: Tanto la realización de ejercicio aeróbico como de conciencia corporal mostraron una mejoría del dolor y de la calidad de vida de los pacientes con cefalea.

Inhibición suboccipital

Por otro lado, según la evidencia científica, la técnica de inhibición de los músculos suboccipitales consigue disminuir la intensidad del dolor de cabeza y aumentar el rango de movimiento. Esta es una técnica muy conocida por los fisioterapeutas ya que la mayoría de nosotros solemos utilizarla con mucha frecuencia en consulta. Sin embargo, puede ser que tú no la conozcas. ¿En qué consiste realmente? La inhibición suboccipital es una técnica que se aplica sobre la musculatura suboccipital (localizada en el segmento C0-C1-C2) y que busca normalizar el tono de dichos músculos mediante la aplicación de una presión mantenida durante un tiempo establecido.

Recientemente, un ensayo clínico aleatorizado mostró resultados muy positivos al combinar esta técnica con manipulaciones vertebrales, logrando una disminución de la intensidad del dolor, frecuencia de la cefalea y aumento del rango de movilidad cervical. Además, la combinación de ambas técnicas consiguió mejorar la funcionalidad cervical y la calidad de vida de los pacientes al mes de la intervención (medida con la escala SF-12).

Manipulación cervical

En primer lugar, tenemos que conocer qué es una manipulación vertebral: según su definición, la manipulación vertebral es un movimiento que se aplica al final del rango articular utilizando una alta velocidad y corta amplitud con el objetivo de recuperar la movilidad fisiológica.

Tal y como podemos leer en diferentes publicaciones científicas, la manipulación vertebral, aplicada de forma conjunta con otras técnicas de tejidos blandos, es una óptima intervención en pacientes con cefalea tensional, mejorando la discapacidad auto-percibida, disminuyendo la frecuencia y aumentando el rango de movilidad.

Recientemente, se ha observado que las manipulaciones vertebrales, realizadas sobre la columna cervical superior y las primeras vértebras torácicas, producen una mejoría significativa en la frecuencia de las cefaleas tensionales. Además, también se ha comprobado que los pacientes que recibieron una manipulación sobre los segmentos vertebrales C1-C2 y T1-T2 consiguieron disminuir su medicación de forma significativa.

Por otra parte, algunos investigadores mostraron que la mejoría tanto en la frecuencia como en la intensidad de la cefalea se producían tras realizar un tratamiento 6 semanas y se mantenían hasta 1 año después del tratamiento.

Masaje

Existe una fuerte evidencia de que el masaje disminuye la frecuencia de la cefalea, aumenta el umbral de dolor a la presión y mejorar la discapacidad percibida por el paciente. Pero además, los resultados de la masoterapia se ven incrementados si se combina con la manipulación vertebral, aumentando el rango articular.

Movilización articular

El término “movilización articular” se refiere de forma específica a las técnicas que se realizan a través de un movimiento pasivo de la articulación de forma rítmica y a baja velocidad.

Estudios previos han concluido que estas técnicas son eficaces en la disminución de la sintomatología asociada a la cefalea tensional y especialmente en el aumento del rango articular cervical.

Punción seca

Una revisión sistemática realizada en 2021 determinó que la punción seca produce efectos similares a otras intervenciones para el alivio del dolor de cabeza a corto plazo.

Tratamiento orofacial y cefalea tensional

Una revisión sistemática llevada a cabo en 2021 concluyó que los pacientes con bruxismo diurno tienen de 5 a 17 veces más posibilidades de sufrir una cefalea tensional. Sin embargo, el bruxismo nocturno (mientras dormimos) no tuvo ninguna asociación con la cefalea de tipo tensional. Además, tampoco se ha podido establecer una asociación clara con la migraña.

Un ensayo clínico aleatorizado aplicó a un grupo de pacientes tratamiento combinado de terapia manual cervical y de técnicas dirigidas a la región temporomandibular. El grupo que recibió este tratamiento combinado presentó mejores resultados en todos los aspectos de la discapacidad cervical después del tratamiento en comparación con el grupo control. Estas mejoras persistieron hasta los 6 meses de tratamiento.

Bibliografía

Viero FT, Rodrigues P, Trevisan G. Cognitive or daily stress association with headache and pain induction in migraine and tension-type headache patients: a systematic review. Expert Rev Neurother. 2022 Mar;22(3):257-268. doi: 10.1080/14737175.2022.2041414. Epub 2022 Feb 28. PMID: 35143379.

Núñez-Cabaleiro P, Leirós-Rodríguez R. Effectiveness of manual therapy in the treatment of cervicogenic headache: A systematic review. Headache. 2022 Mar;62(3):271-283. doi: 10.1111/head.14278. Epub 2022 Mar 16. PMID: 35294051.

Haas M, Bronfort G, Evans R, et al. Dose-response and efficacy of spinal manipulation for care of cervicogenic headache: a dual- center randomized controlled trial. Spine J. 2018;18(10):1741-1754.

Chaibi A, Knackstedt H, Tuchin PJ, Russell MB. Chiropractic spinal manipulative therapy for cervicogenic headache: a single-blinded, placebo, randomized controlled trial. BMC Res Notes. 2017;10(1):310-317

Dunning JR, Butts R, Mourad F, et al. Upper cervical and upper thoracic manipulation versus mobilization and exercise in patients with cervicogenic headache: a multi-center randomized clinical trial. BMC Musculoskelet Disord. 2016;17(1):64-75.

Pourahmadi M, Dommerholt J, Fernández-de-Las-Peñas C, Koes BW, Mohseni-Bandpei MA, Mansournia MA, Delavari S, Keshtkar A, Bahramian M. Dry Needling for the Treatment of Tension-Type, Cervicogenic, or Migraine Headaches: A Systematic Review and Meta-Analysis. Phys Ther. 2021 May 4;101(5):pzab068. doi: 10.1093/ptj/pzab068. PMID: 33609358.

Réus JC, Polmann H, Mendes Souza BD, Flores-Mir C, Trevisol Bittencourt PC, Winocur E, Okeson J, De Luca Canto G. Association Between Primary Headache and Bruxism: An Updated Systematic Review. J Oral Facial Pain Headache. 2021 Spring;35(2):129-138. doi: 10.11607/ofph.2745. PMID: 34129658.

Reserva tu cita

Si tienes sensación de mareo o inestabilidad y crees que puedes tener un vértigo de origen cervical pide cita y estudiaremos tu caso con tranquilidad.

Raúl Romero del Rey
raulromerodelrey@gmail.com

Doctor en Fisioterapia, Osteópata D.O. y Máster en Investigación en Medicina y Ciencias de la Salud.

Sin Comentarios

Post A Comment